Ruta Cultural 6: Tánger – Fez – Xauen

TángerAsilahLaracheRabatMeknèsFesAl-HoceimaChefchaouen

De Tánger a Chefchaouen en un mínimo de 5 días…
…con algunas modificaciones de este circuito


Ver un mapa más grande

Este itinerario de 7 días te permitirá conocer la costa atlántica y la mediterránea, y descubrirás la gran diversidad de paisajes, lenguas, tradiciones, colores, sabores y aromas de la zona. Durante el viaje visitarás tres de las cuatro ciudades imperiales del país: Rabat, Meknès y Fez. Finalizaremos este viaje en Chefchauen (Xauen), una de las ciudades más bellas de Marruecos.

Si deseas más información, contacta con nosotros.

Día 1
Comienza la aventura: Tánger – Asilah

Empezamos nuestro viaje en Tánger, al norte de Marruecos, en las costas del estrecho de Gibraltar. A lo largo de su historia, Tánger ha acogido a fenicios, romanos, visigodos, árabes, portugueses, británicos y españoles, entre otros. Apenas marroquí, la ciudad tampoco es europea ni africana, y es ahí donde reside su mayor encanto.

Seguimos hasta la bohemia y turística Asilah, en la costa, a 46 km al sur de Tánger. Son impresionantes las fortificaciones portuguesas del s.XV, que se conservan intactas en su mayor parte. La luminosa medina pintada de blanco, añil y esmeralda ofrece una experiencia visual única.

Día 2
Las ciudades piratas: LaracheRabat

Continuamos hacia el sur por el litoral atlántico hasta llegar a Larache, ciudad costera poco visitada por el turismo de masas. Visitamos la medina en el centro neurálgico de la ciudad.

Proseguimos hacia Rabat, la cuarta ciudad imperial y capital administrativa y política del país. Nos sorprende la relajada atmósfera de la ciudad, que nos invita a visitar la medina amurallada y la Kasbah des Oudaias, donde nos adentramos en un laberinto calles hasta que encontramos la mezquita más antigua de Rabat, en las proximidades de la muralla, la Torre de los Corsarios y los Jardines Andaluces.

Día 3
Las fascinantes ciudades imperiales: Volubilis – Moulay Idriss – Meknès

Dejamos la costa para adentrarnos en dirección a Fez. Durante el trayecto visitaremos las ruinas de Volubilis, el asentamiento romano más grande del país y mejor conservado del norte de África, Patrimonio de la Humanidad desde 1997.

También visitamos Moulay Idriss, uno de los principales puntos de peregrinación del país. En la ciudad se encuentra el mausoleo de Moulay Idriss, bisnieto de Mahoma, santo y fundador de la primera dinastía real del país.

La jornada finaliza en Meknès, tercera ciudad imperial del país, al pie de las montañas del Medio Atlas. En 1996, la UNESCO declaró esta ciudad Patrimonio de la Humanidad por su carácter representativo de un complejo urbano y arquitectónico de una capital del Magreb del siglo XVII, que combina de manera armónica elementos de diseño y planificación islámicos y europeos.

Día 4
El espíritu medieval: Fez

Dejamos Meknès en dirección a la enigmática ciudad de Fez, capital de la región de Fez-Boulmane. Es una de las cuatro ciudades imperiales junto a Marrakech, Meknès y Rabat. Está considerada como el centro religioso y cultural del país.

La ciudad se divide en tres zonas. Fez el Bali es la zona antigua, dentro de las murallas. Fez-Jdid es la zona nueva, donde se encuentra la Mellah, el barrio judío. La Ville Nouvelle (Ciudad Nueva), es la zona francesa al noroeste de la ciudad. La medina de Fez el Bali es la mayor zona peatonal del mundo y en 1981 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Día 5
Rumbo al Mediterráneo: Al-Hoceima

Al día siguiente avanzamos hacia Al-Hoceima, una pintoresca ciudad en uno de los escasos lugares de la costa donde la cordillera del Rif deja espacio para algunas playas y un puerto pesquero. Sus hermosas playas y la belleza del entorno la han convertido en ciudad de veraneo. En esta zona se habla una de las lenguas bereberes, el tarifit o chelja.

Días 6 y 7
La perla del norte: Chefchauen

Dedicamos los dos últimos días a Chefchauen, la ciudad de los pintores y los artistas, enclavada en un amplio valle del Rif. Contemplamos la cautivadora belleza de su arquitectura popular mediterránea mientras paseamos por sus retorcidas calles. Conocemos a sus habitantes, respetuosos y sorprendentes. Las reducidas dimensiones de la medina nos permiten descubrirla en soledad.

Recuerda, podemos adaptar la ruta cultural 6 a tus necesidades