Ruta Cultural 4: Agadir – Merzouga

AgadirEssaouiraMarrakechOuarzazateTazzarineMerzougaBoumalne du DadèsTaroudant

De Essaouira al desierto de Erg-Chebbi en un mínimo de 8 días…
…con algunos cambios en este circuito


Ver un mapa más grande

Desde la costa atlántica hasta a la frontera con Argelia, este circuito de 14 días por el sur, es uno de los más largos que proponemos, pero es la única manera de conocer en profundidad esa zona del territorio marroquí. Muchos viajeros recorren largas distancias en busca de culturas ancestrales que les transporten a otras épocas, para poder experimentar nuevas sensaciones que puedes encontrar aquí, en Marruecos, un país donde el Atlántico se funde con el Mediterráneo, y el Sahara con los picos de más de cuatro mil metros del Atlas.

Si deseas más información, contacta con nosotros.

Día 1
Empieza la aventura: Agadir

El viaje arranca en una de las ciudades atlánticas más modernas: Agadir. Fundada por los portugueses sobre el 1500, en 1526 fue invadida por los Saaditas. Entre 1912 y 1956 perteneció a Francia, pasando la soberanía a Marruecos en 1956. El 29 de febrero de 1960 un terremoto destruyó la ciudad, que fue reconstruida a 2 km al sur del epicentro. En la zona se habla una de las lenguas bereberes, el tachelhit (tassousite). A principios de julio se celebra el Festival Timitar, con actuaciones de grupos amazigh.

Días 2 y 3
Descubre la costa atlántica: Essaouira

Continuamos subiendo por la costa atlántica hasta llegar a la preciosa Essaouira, ciudad portuaria marroquí situada al norte del Cabo Sim. Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 2001 y atrae a multitud de artistas que acuden para plasmar en sus obras la medina, las murallas, el puerto y la costa.

La economía del lugar gira en torno a la pesca, la industria maderera, la textil y la alimentaria. Destaca el comercio de productos de artesanía, con muchísimas cooperativas de artesanos locales. El Festival Internacional de músicas gnawa que se celebra en junio atrae a miles de visitantes.

Días 4 y 5
La ciudad roja: Marrakech

Dejamos la costa para adentrarnos hasta la ciudad de Marrakech, cuyo nombre original bereber es Tamurt n Akkuc, Tierra de Dios. Se trata de una de las ciudades más importantes de Marruecos, situada al pie del Atlas, a 466 m de altura. Cuenta con numerosos monumentos catalogados como Patrimonio de la Humanidad, lo que la convierte en la ciudad más visitada de todo el país.

Marrakech es conocida, además, como la ciudad roja por el color de sus edificios. Fundada en 1062 por Youssef Ibn Tachfin, se convirtió en una de las ciudades más importantes del Islam medieval y dio nombre al país, Marruecos.

Uno de los lugares más emblemáticos de Marrakech es la plaza Jamaa el Fna. Esta bulliciosa plaza ha sido declarada Patrimonio Oral de la Humanidad por la UNESCO. Casi todas las casas que rodean la plaza son establecimientos de comida y cafetines, y suelen tener terrazas que permiten ver la plaza desde arriba.

Día 6
Una ciudad de cine: Ouarzazate

Nos despedimos de esta maravillosa ciudad, para empezar nuestro largo camino hacia Ouarzazate y cruzar los paisajes de ensueño del Alto Atlas. El nombre de Ouarzazate, proviene de una frase bereber que significa “sin ruido” o “sin confusión”. La ciudad es conocida por su proximidad a las montañas del Atlas, Jbel Saghrou y el valle del río Draa. En el pasado, Ouarzazate era un punto de paso de los comerciantes africanos que se dirigían al norte. En la actualidad, la ciudad alberga unos de los principales estudios cinematográficos del mundo, Atlas Studios, que generan empleo y riqueza para la ciudad.

Día 7
Las kasbas, arquitectura entre palmeras: Tazzarine

Seguimos en dirección a Tazzarine y atravesamos la montaña de Âit Saoun. Al pasar junto a las aldeas de Agdz y Transikht, descubrimos un paisaje de palmerales y pueblos bereberes. Nos tomamos un merecido descanso en Tazzarine, un pueblo de kasbas flanqueado por un espectacular desfiladero. Si disponemos de tiempo, podemos acercarnos a Zagora, donde podremos contemplar el Valle del Dràa y las aisladas dunas de Tinfou y Erg Chigaga.

Días 8,9 y 10
El desierto, nuestro hogar: Hassi LabiedMerzouga

Reanudamos nuestro camino hasta llegar a Hassi Labied, nuestro hogar, una aldea a 5 km de Merzouga, frente a Erg Chebbi, una enorme extensión de dunas móviles. Durante nuestra estancia en Hassi Labied, podemos visitar: Merzouga, el mercado de Rissani, la cantera de fósiles, las dunas de Erg-Chebbi y sus asentamientos nómadas, M’fis, Mharch, Taouz, los túmulos, Khamilia -donde podemos escuchar música gnawa en directo, y los lagos de Sergi y Yasmina.

Día 11
Los densos valles i las gargantas esculpidas: Garganta del Todra – Boumalne du Dadès

Avanzamos en dirección a Tinghir, a la Garganta del Todra. Desde allí, proseguimos hasta llegar a Boumalne du Dadès, al pie de la vertiente sur del Atlas Central. Las vistas desde el acantilado que domina la ciudad son excepcionales, con el río Dadès al sur y las kasbas de color ocre que cambian de tono con la luz del sol.

Días 12, 13 y 14
La ciudad oasis: Garganta del Dadès – Valle del Dadès – Tarudant

Al día siguiente proseguiremos en dirección Ourzazate y visitaremos la Garganta del Dadès para admirar sus fabulosas formaciones rocosas y los relieves kársticos de la zona.. Posteriormente cruzamos el fantástico Valle del Dadès, pasando por Skoura. Dejamos atrás Ouarzazate en dirección a la encantadora ciudad de Taroudant a una hora de Agadir.

Tarudant exhibe sus tonos dorados y sus altas paredes rosadas, en una mezcla de oasis y fortaleza, bajo la mirada atenta de las nevadas cumbres del Atlas. Las vistas a la cordillera son uno de sus principales atractivos turísticos, junto con el zoco de la ciudad, que, a pesar de no ser muy grande, ofrece una amplia gama de artesanía tradicional propia de la zona.

Recuerda, podemos adaptar la ruta cultural 4 a tus necesidades.